Perfect Blue

Comparte este artículo en:
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Loading...

perfect-blue

En la lista de filmes animé no basados en animangas podemos agregar a PERFECT BLUE, una película que continúa con el ambiente oscuro que hizo famosas a cintas ya de culto como Ghost in the Shell o Akira.

Veamos, esta vez en la trama no interviene el cyberpunk tecno-futurista/violento, sino el suspense o thriller, donde tenemos el factor grotesco de los asesinatos, el propio asesino y las psicosis de asesino y héroe. Hasta ya he leído un comentario de que la cinta parece “un híbrido entre un filme de Hitchcock y de Disney”… sólo faltó que dijesen que Perfect Blue es el hijo de Norman Bates y Blancanieves, en fin.

El argumento en todo momento envuelve a Mima Kirigoe, una pop idol de las tantas en Japón. Ella forma parte del trío Cham!, que ha conseguido algunos éxitos en su saturado medio artístico. Después de pensarlo, Mima decide dejar el grupo para dedicarse a actuar, aunque en verdad está más presionada que nunca para que demuestre su talento.

Para empezar a hacerse un hueco en la actuación, Mima decide participar en una teleserie en la que su diálogo consiste en unas cuantas líneas. Es entonces cuando Mima comienza a ver un espectro de ella misma que le recrimina por haber dejado el grupo. Mima se sume en una depresión y ambas partes (la Mima real y la fantasma) se confunden, al tiempo que ocurren horribles asesinatos.

Además de poseer todas las características del suspenso, esta cinta trata un tema interesante de la cultura japonesa: la cultura de los ídolos pop juveniles y el fanatismo que les da vida. Ese aspecto es el que deja relucir detalles de la psicología japonesa algunas veces incomprensibles para el espectador u otaku extranjero.

Aunque al principio el proyecto era para filmar “live action” (actores de carne y hueso), Perfect Blue terminó siendo animado en parte porque era técnicamente más sencillo y estético hacerlo así. La dirección se dejó a cargo de Satoshi Kon, quien también dirigió Roujin Z. En su trabajo, Satoshi Kon se esfuerza en romper con los convencionalismos del animé para armar un verdadero thriller ‘a la Hitchcock’.

Comentarios

comentarios

Comparte este artículo en: