La Visión de Escaflowne

Comparte este artículo en:
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 4,00 de 5)
Loading...

la-vision-de-escaflowne

Una excelente combinación de fantasía, mecha, drama, buena animación y música, y una trama más que interesante es Tenkû no Escawflone, transmitida en 1996 (del 2 de abril al 24 de septiembre) en la televisión japonesa.

Este parece ser el resultado de la unión de Shoji Kawamori (el escritor y supervisor de la serie; quien estuvo anteriormente involucrado en la serie Macross y en un par de sus secuelas!) y la producción del estudio Sunrise, también involucrado en varias series mecha.

Aunque la premisa de la historia no es muy original y es hasta repetida en otras muchas series… (chica que viaja a un mundo muy magic/medieval, y con elementos shoujo)… la trama se vuelve muy interesante al agregársele el toque de misterio: Hitomi, la protagonista tiene la habilidad de predecir el futuro por medio del tarot y de las visiones que experimenta (en cada episodio aparece una carta del tarot junto al título del capítulo).

El episodio (descrito hasta el cansancio) en donde Hitomi Kanzaki se transporta al mundo de Gaea transcurre así: Hitomi, al intentar hacer los cien metros en menos de trece segundo para poder despedir con un beso a Amano, se topa con un joven, y ambos se transportan al mundo paralelo. Hitomi descubre que se encuentra en Gaea y que chocó con Van Fanel, el futuro rey de Fanelia, en el justo momento en que él debe realizar la prueba de su honor (arrebatarle el corazón a un dragón). Van Fanel cumple con la prueba y le es dado el Guymelef Escaflowne. Los Guymelef son los mecha de la historia: híbridos entre un robot y un genio de Rayearth, y son como las armas en una guerra entre el imperio de Zaibach y el reino de Fanelia.

Pronto, Hitomi comienza a tener visiones del pasado y del futuro de Gaea, y comprende que debe haber un motivo por el que esté ahí ¿porqué?

Y bueno, tambié surge la innevitable dosis de shojo: Hitomi le agarra cariño al caballero Allen Schezard, puesto que éste tiene un gran parecido con Amano; aunque la princesa Millerna también está enamorada del caballero…

La animación es todo lo que un fan puede pedir: mucho movimiento en las escenas de mecha y buena calidad, que, junto a su música (bastante apropiada, aunque me inclino por las cuerdas y no por los coros ‘sacros’) logran una serie equilibrada en todos los aspectos, y, por lo tanto, con una gran cantidad de fans en Japón y los Estados Unidos (lanzada en vídeo por la filial americana de Bandai Emotion: Anime Village).

Comentarios

comentarios

Comparte este artículo en: